San José, 14 de julio 2011. Con el objetivo de fortalecer su compromiso con el país y la protección de los recursos naturales, el sector piñero nacional trabaja de la mano con el sector estatal y otras entidades naciones e internacionales, para mejorar los procesos de la producción piñera nacional.

Algunas empresas piñeras participaron en el estudio sobre el escurrimiento de plaguicidas en las aguas que desembocan en el Mar Caribe (REPCar), con participación del Centro de Investigación en Contaminación Ambiental (CICA), el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF por sus siglas en inglés), el Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

El estudio tuvo como objetivo mejorar las técnicas de producción en busca reducir el escurrimiento de plaguicidas y proteger el ambiente marino del Caribe Suroccidental, implementando prácticas adecuadas de manejo y medidas específicas para el control sobre el uso y la aplicación de plaguicidas en el sector agrícola.

“Estos resultados son elocuentes en que las buenas prácticas agrícolas de la producción piñera se desarrollan acorde con la protección del medio ambiente, de los recursos naturales y de la salud humana”, precisó Abel Chaves, presidente de la Cámara Nacional de Productores y Exportadores de Piña (CANAPEP).

Piña pasa la prueba

En dicho estudio se demuestra la pureza de ciertos ríos y desembocaduras que escurren sus aguas en el mar Caribe, los cuales cumplen con estándares por debajo de lo establecido en otros países del mundo como es Canadá dado que en Costa Rica no existen normas específicas sobre límites de contaminación de los ríos.

Las sustancias utilizadas en el cultivo de Piña fueron analizados en los laboratorios del Centro de Investigaciones en Contaminación Ambiental (CICA) de la Universidad de Costa Rica, en las mismas matrices de interés del proyecto, mediante la aplicación de protocolos de operación normalizados y acreditados de acuerdo con la normativa ISO/IEC-17025-2005.

“El país y los dos principales mercados (USA y EUROPA) pueden estar tranquilos de que la producción piñera de Costa Rica es responsable con el medio ambiente, la cual día a día utiliza las mejores prácticas para fortalecer sus mecanismos de producción de forma sostenible”, dijo Chaves.

Alternativas para manejo de plagas

Asociado a los resultados que se obtuvieron con el estudio de REPCar, los productores de Piña del país, han desarrollado nuevas y mejores alternativas para el manejo de plagas, en sostenibilidad con el medio ambiente.

Un caso exitoso es el manejo de “pudres bacterial”, enfermedad que puede causar grandes daños en el cultivo de la piña y para su protección se recurrió a la implementación de medidas fitosanitarias (MIP) propias para el manejo de dicha plaga en la Región Huetar Norte, con el fin de reducir el escurrimiento de plaguicidas al Mar Caribe.

La nueva alternativa, contraria a las prácticas convencionales, comprendió acciones como el manejo de drenajes, la resiembra, el monitoreo y el control natural.

Gracias a esta nueva alternativa, las productores piñeras de la zona utilizaron menos cantidad de plaguicidas y maquinarias para aplicaciones, lo que conlleva a desarrollar una producción más amigable con el medio ambiente.
http://www.intercombase.com/desktop-publishing.html