• Sectores aseguran que existió migración de otros cultivos a la piña
  • CANAPEP registra 40 mil hectáreas cultivadas con piña

Para la Cámara Nacional de Productores y Exportadores de Piña (CANAPEP) el estudio que señala una cuantiosa pérdida de bosques por culpa de la ‘expansión’ del cultivo es inexacto.

Un análisis hecho en el documento denominado ‘Monitoreo de Cambio de Uso de Paisajes Productivo’ (Mocupp) del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) señaló que entre 2000 y 2015, la actividad piñera ‘consumió’ 5.566 hectáreas de cobertura forestal.

Sin embargo, para Canapep ese análisis incurrió en algunas imprecisiones que afectan la imagen del sector.

Abel Chaves, presidente de la  cámara, explicó que al revisar áreas agrícolas de distintos sectores concluyeron que la ‘expansión’ de la piña obedeció a la migración de productores que se habían dedicado históricamente a otros cultivos como café, cítricos, palmito, macadamia, arroz, frijol, caña de azúcar, entre otros.

CANAPEP registra unas 40 mil hectáreas del cultivo en la actualidad (en 2000 eran 12.500 mil). Eso sí, la cámara contiene a un 92% de todos los productores del país.

Abel ChavesPresidente de CANAPEP

“Lo que hemos hecho es utilizar tierras que otros sectores dejaron de cultivar por diferentes razones.”

Para los productores, esto justifica el decrecimiento en áreas dedicadas a cultivos que cambiaron por pila en regiones como la Atlántica, Norte o Sur.

Otro de los puntos que defiende el sector de la piña en Costa Rica es el incremento boscoso reportado por el Programa del Estado de la Nación entre 2000 y 2014 ; al pasar de 1.2 millones de hectáreas a 1.4. Es decir, un incremento del 21 %.

Productores se desmarcan

Para Chaves, en la población existe una percepción negativa sobre la ‘expansión’ piñera y apuntó a que el tema se ha utilizado con fines políticos.

“Políticamente ha sido muy explotada la palabra expansión en el tema de la piña. Expansión no ha existido, solo la utilización de tierras con vocación agrícola que estaban siendo utilizadas para otros cultivos”, expresó el presidente de CANAPEP.

Según CANAPEP, las compañías afiliadas deben cumplir con normativas ambientales como las establecidas en el Sistema de Gestión Socioambiental para la Producción Sostenible (SG-PSP), el cual constituye una normativa de buenas prácticas.

“Se está haciendo llegar un mensaje que no es correcto. Se ensucia la imagen de un sector que ha venido siendo exitoso” aseguró Chaves .

Pese a la posición dada por el sector, hay ambientalistas que consideran que el crecimiento en el cultivo se dio de manera desmedida en los últimos años.

FUENTE: SECCIÓN AMBIENTE DE CRHOY.COM