• Proyecto incluye horno de secado y generación de empleo comunal
• Hacienda Ojo de Agua y Agroindustrial Tico Verde, asociadas a CANAPEP, abrirán sus puertas para que investigadores del TEC hagan pruebas en el campo.
• Investigación es fruto del convenio entre CANAPEP e ITCR
Los ingenieros forestales del Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR) Róger Moya y Diego Camacho, en conjunto con la Cámara Nacional de Productores y Exportadores de Piña (CANAPEP) capacitaron a productores de esa fruta de la Región Atlántica de nuestro país, sobre la posibilidad de darle un manejo tecnológico y provechoso al rastrojo.
Esto por medio de una máquina desarrollada por la Escuela de Ingeniería Forestal del ITCR que permite obtener fibra de la hoja de la planta de piña.
Las investigaciones que se realizarán busca incrementar las opciones de uso de esta fibra. En la actualidad, se contempla la producción de mecate, papel, tableros para muebles, entre otros.
En cuanto al mecate las opciones de uso son en el campo de las artesanías o en las mismas fincas piñeras, eliminándose así el uso de cuerdas sintéticas como la piola.
Más investigación
Entre los aportes que brindarán las empresas piñeras a la investigación del ITCR se encuentran la apertura de las fincas a los académicos para que apliquen sus conocimientos e investigaciones directamente en el lugar de producción de la planta de piña. También las empresas asociadas a CANAPEP brindarán aportes económicos, materia prima y conocimiento para mejorar la máquina del ITCR con el objetivo de aumentar los niveles de producción. En conjunto se buscará la implementación de nuevos elementos tales como un horno de secado solar y nuevos procesos de recolección de las matas, aspecto este último considerado esencial en la baja de costos del proyecto y producción de fibra.
Según Roger Mora, académico e investigador forestal “estas capacitaciones y acercamientos con los productores de piña y el ITCR, buscan alcanzar el objetivo de mejorar el manejo del rastrojo, producto que queda luego de la cosecha y brindar una solución ecológica que a su vez podría ser generador de ingresos económicos para las comunidades, sobre todo para grupos vulnerables”.
Por su parte, Alfonso Sancho, Presidente de Agroindustrial Tico Verde agregó que “desarrollar productos a base de desechos de la piña y generar un subproducto como la fibra, le da un valor agregado a la fruta. Como parte de la responsabilidad social empresarial, los piñeros podemos apoyar estas investigaciones, para que lo más pronto posible, en las comunidades surjan nuevas oportunidades laborales a través de la creación de micro-empresas”.
Este tipo de capacitaciones y acercamientos se realizan desde cerca de nueve meses atrás, cuya promoción se hace en el marco del convenio firmado entre CANAPEP y el ITCR, las cuales dan como resultado innovaciones en las aplicaciones y usos de la fibra, además de la enseñanza de nuevas prácticas de producción amigables con el ambiente.
translation korean