La población costarricense cada vez consume menos frutas y verduras con exceso de agroquímicos, lo que coincide con una baja en la incidencia de cáncer gástrico en el país.
Un estudio del Servicio Fitosanitario del Estado (SFE) revela que hace cinco años un 40,0% de las muestras de productos arrojaba presencia de plaguicidas, mientras que ahora se encuentran solo en un 5,29%.

Guillermo Arrieta, de la Unidad de Registro de Plaguicidas y Prácticas Agrícolas, así como miembro de la Comisión de Inocuidad Alimentaria, explicó ayer a DIARIO EXTRA que este es un punto a favor de Costa Rica, no solo para la salubridad sino para la exportación de productos.

Del documento se desprende que aunque se han reportado casos específicos en contaminación de productos, la mayoría de las muestras analizadas mantiene una tendencia a la baja.

Entre los cultivos analizados se encuentran el tomate, el pepino, la piña, el mango, la naranja, el apio, el culantro, la espinaca y la lechuga. En total se recolectaron 359 muestras de supermercados, ferias del agricultor, centros de acopio, empacadoras y fincas.

El residuo del plaguicida más encontrado es el Clorotalonil, el cual según su ficha técnica puede generar problemas en los riñones y producir cáncer en animales, aumentando las probabilidades en los seres humanos si su consumo es recurrente.

En segundo lugar está el Clorpirifos, cuya ingesta puede generar dolores de cabeza, visión borrosa, lagrimeo, excesiva salivación, secreción nasal, mareo, confusión, debilidad o temblores musculares, náusea, diarrea y cambios bruscos en el latido del corazón.

Algunos de los productos donde hallaron residuos de estos químicos son el culantro, la remolacha, la lechuga y el apio.

La lista de Límites Máximos Permitidos se revisa periódicamente y se coordina con la Unidad de Registro de Plaguicidas y las entidades internacionales que tienen que ver con este tema para mantener la información lo más actualizada posible a fin de beneficiar al productor.translate twi to english