La Unión Europea estableció el Sistema Generalizado de Preferencias, conocido como Régimen Droga, el cual se convirtió en un instrumento clave en la diversificación de la oferta exportable hacia esa región y que obligó los exportadores nacionales a agruparse para combatir el problema de las drogas ilícitas.