El Centro de Investigación en Contaminación Ambiental (CICA) de la Universidad de Costa Rica, el Servicio Fitosanitario del Estado (SFE) y el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) están desarrollando el proyecto “Caracterización de las prácticas agrícolas y el uso y manejo de agroquímicos en el cultivo de piña para la implementación de buenas prácticas agrícolas (BPA)”, con el fin de impulsar las buenas prácticas agrícolas en el cultivo de piña en los distritos de Pital, Aguas Zarcas, Venecia y Río Cuarto de la zona Huetar Norte.

La iniciativa se enmarca dentro de las estrategias incluidas en el Plan Nacional de Desarrollo “Alberto Cañas Escalante” 2015-2018, donde se indica el mandato gubernamental al SFE de trabajar en el tema de buenas prácticas agrícolas.

Este proyecto inició su implementación desde el año 2015. Se han efectuado diversas actividades para actualizar información, como por ejemplo el levantamiento de una línea base a partir de la aplicación de encuestas y entrevistas a pequeños, medianos y grandes productores de piña. De esta manera, se pretende caracterizar las prácticas agrícolas en el cultivo de piña de los cantones de San Carlos y Grecia y, posteriormente, poner en marcha un programa de capacitación diseñado según las necesidades expresadas por los productores de piña.

La Mag. Laura Brenes Alfaro, socióloga del CICA, comentó que el cultivo de piña es una de las actividades económicas más importantes en el ámbito nacional, por lo cual la idea es colaborar para que se desarrolle dentro del marco de las buenas prácticas agrícolas, con la finalidad de proteger el ambiente y la salud humana sin afectar la producción. “No se trata de señalar errores, sino de generar conciencia”, enfatizó.

La información generada permitirá a los tomadores de decisiones del SFE y el MAG contar con datos actualizados para ejecutar acciones de acuerdo con la realidad del sector. Además, los resultados de las encuestas serán un insumo para el programa de capacitaciones, con el cual se espera lograr una incidencia positiva en la producción, en las prácticas destinadas a cuidar la salud y el recurso hídrico.

Por otro lado, Brenes destacó que los productores participarán en la definición de los temas de las capacitaciones, su duración y el horario, de modo que sea factible para ellos cumplir con el programa. Algunos de los intereses mencionados por los productores se relacionan, por el momento, con malezas, herbicidas, control químico de plagas y enfermedades, manejo de rastrojos, control biológico, análisis de suelos y pérdida de nutrientes, manejo orgánico del cultivo, entre otros aspectos.
Aprender más acerca de la administración financiera de las fincas es otro de los intereses reportados, por lo que se procurará impartir en el futuro algunos talleres que contemplen los conocimientos contables en el campo de la producción agrícola.

La primera etapa de las capacitaciones se llevará a cabo para pequeños y medianos productores. Comenzó en mayo y continuará en junio y julio, tanto en el sector de Pital como en Aguas Zarcas. Asimismo, en el segundo semestre de este año se empezará a trabajar con los grandes productores.

Para obtener más información sobre este proyecto, puede llamar al 2511 8209, o escribir al correo carolina.zunigazamora@ucr.ac.cr o lauramaria.brenes@ucr.ac.cr

Comunicadora: Katheryn Salazar Zeledón

Invita: CICA, UCR, Sector Agro Alimentario, Servicio Fitosanitario y MAG