– Compañías alegan que precio mundial del búnker golpea su gestión global

– Empresarios nacionales reconocen impacto en su operación

Los costos de operación para los exportadores e importadores costarricenses se ven afectados por el aumento en las tarifas que aplican diferentes empresas navieras en sus rutas internacionales.
A modo de ejemplo, la Promotora de Comercio Exterior (Procomer) indicó que el costo de enviar carga refrigerada en un contenedor de 40 pies desde Costa Rica a Miami se elevó en un 24,1%, en el lapso de febrero del 2011 a febrero del 2012.
Una de las empresas que incrementó sus tarifas es Maersk, que se encarga del transporte del 20% de la mercadería que entra y sale del país, según afirma la compañía.

David Benavides, ejecutivo de ventas de la firma, comentó que Maersk aplicó el 15 de mayo pasado un alza de $500 para contenedores de 20 pies y $1.000 para los de 40 pies, y alista otra igual a partir del 15 de junio. Este último sería el cuarto aumento que la transnacional hace en el transcurso del 2012.
APL, otra de las empresas con un nivel de participación de mercado del 10%, aplicó este año tres ajustes en sus tarifas que rondan los $400 y $800, confirmó su gerente general, Tony Souto.

El empresario, además, es el presidente de la Cámara Nacional de Armadores y Agentes de Vapores, que agrupa a más de 20 compañías navieras presentes aquí.
Ambos representantes coincidieron en que los incrementos responden, entre otras razones, a las elevaciones en los precios internacionales del búnker, principal combustible empleado por los barcos. El precio del barril se cotizó ayer por encima de los $600.

Adicionalmente, en el caso de Costa Rica, Souto argumentó que afecta el alza de un promedio del 17,34% en las tarifas que la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos aprobó para Japdeva en marzo pasado, y que esta cobra a las navieras. El último aumento aprobado para la entidad fue en el 2003, explicó ayer Allan Hidalgo, presidente de la institución administradora de los puertos del Caribe.

Impacto local. Mónica Araya, presidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco), no ocultó su preocupación por el efecto que tienen los incrementos en las tarifas de las navieras en los costos de operación del sector.
Aunque no detalló cuánto representa para un empresario la erogación por pago de flete del total de su gestión, explicó que el 80% de las importaciones y exportaciones nacionales se canalizan a través de los puertos del Caribe.

Entre los productos que Costa Rica exporta vía marítima destacan piña, melón, banano, sandía y café, entre otros del sector agrícola. Asimismo, ingresan juguetes, materias primas, automóviles y sus repuestos.
“Un aumento de costos nos hace menos competitivos. Hay que ponerle cuidado a este tema”, dijo Ronald Peters, presidente del Instituto del Café de Costa Rica (Icafé).

En un comunicado de prensa divulgado en toda la región, Robbert Jan Van Trooijen, CEO de Maersk para América Latina, aseguró que anteriormente la empresa redujo las tarifas en un esfuerzo de no perder participación de mercado. “Para lograr esto, nuestros precios deben reflejar el entorno actual de mayores costos en temas de combustible, contenedores y terminales”.

translate to dutch